Pagar menos en la factura de la luz es algo a lo que todos aspiramos, pero no siempre sabemos cómo conseguirlo. Uno de los principales aspectos a tener en cuenta para lograrlo es escoger la potencia adecuada para nuestro hogar, ni más ni menos.

La regla básica es que, a más potencia contratada, más pagarás a fin de mes, por lo que es necesario acertar con la tarifa justa para ahorrar y evitar que “salten los plomos” y aquí te contamos cómo hacerlo.

Qué es la potencia contratada

La potencia contratada es la parte fija de la factura de la luz que se paga al mes por los kilovatios (kW) que hayamos contratado aunque no haya consumo. Esta potencia eléctrica determina el número de electrodomésticos que se pueden usar al mismo tiempo en una vivienda o local.

Datos necesarios para calcular la potencia

A la hora de hacer el contrato de la luz, es importante realizar un cálculo previo de la potencia que necesita nuestro hogar. Para ello hay que tener claros los siguientes aspectos sobre la vivienda:

  • Cantidad de electrodomésticos que tiene la vivienda y cuántos de ellos tenemos previstos conectar a la vez.
  • Número de personas que viven en la casa.
  • Dimensiones del inmueble.
  • Saber si nuestra instalación eléctrica es monofásica o trifásica porque de ello dependerá la potencia eléctrica que podamos contratar.

Para tener una idea de lo que consumen algunos de nuestros electrodomésticos, te dejamos una guía aproximada, siempre teniendo en cuenta que puede variar mucho en función del modelo, año, etc.

  • Televisión: 0.5 kilovatios
  • Nevera: 0.5 kilovatios
  • Lavadora: 1.5 kilovatios
  • Microondas:1 kilovatio
  • Horno: 2 kilovatios
  • Lavavajillas: 2 kilovatios

Métodos para calcular la potencia

Con estos datos a nuestra disposición, existen distintos caminos para calcular el suministro:

  • Contratar a un electricista autorizado para que analice la vivienda.
  • Usar alguna de las calculadoras de potencia que ofrecen las compañías eléctricas y obtener así la potencia recomendada.
  • Medir los kilovatios (kW) manualmente. Es un proceso largo y no exacto que requiere del clásico “ensayo error” para probar a partir de cuánto consumo saltan los plomos y así tener una aproximación de lo que tenemos contratado y lo que realmente necesitamos.

 

Tramos de potencia eléctrica

Como hemos dicho, la potencia que podamos contratar dependerá de la instalación eléctrica de cada vivienda, si es monofásica o trifásica. Saber esto nos ayudará a saber en qué tramo de potencia de los que ofertan las eléctricas podemos situarnos. Es decir, en dependencia de lo que necesitemos y del tipo de instalación de nuestro hogar, hay tres opciones:

Tipo de tarifaInstalación monofásicaInstalación trifásica
Tarifa 2.03,45 kW 4,6 kW 5,75 kW 6,9 kW 8,05 kW 9,2 kW3,464 kW 5,196 kW 6,928 kW
Tarifa 2.110,35 kW 11,5 kW 14,49 kW10,392 kW 13,856 kW
Tarifa 3.0Más de 15 kWMás de 15 kW
Según el cálculo previo que hayas hecho con las herramientas anteriores, deberás colocar tu contrato en alguno de estos tres tramos de potencia, que desde 2006 son iguales para todas las eléctricas.