Aunque todavía no podemos despedirnos del frío, es mejor ser previsores y prepararnos para esa época del año en la que el calor hace imposible dormir por las noches. Este es un momento ideal para instalar un aire acondicionado en tu vivienda, ya que en verano los precios se disparan por la alta demanda. Por eso, te contamos la mejor manera de colocarlo y sobrevivir a las altas temperaturas.

Consideraciones previas

Antes de decidirnos por comprar un equipo u otro, tenemos que tener en cuenta las características del piso, la potencia eléctrica que necesitas tener contratada para su instalación o la distribución del espacio en el que va a ser colocado.

Si tu vivienda no cuenta con calefacción, puedes valorar la idea de colocar un modelo reversible, capaz de refrescar o de caldear un ambiente. Aunque son un poco más caros que los modelos que solo enfrían, su bajo consumo se notará en tu tarifa de la luz a final de mes y, además, tendrás todo unificado en un único aparato.

El sistema más rápido y económico

Uno de los sistemas más popular es el split, má económico que el aire acondicionado por conductos y muy rápido y fácil de instalar. Se componen de una unidad exterior conectada a una interior (splits) que se coloca en la pared. Puede utilizarse en una o varias estancias de nuestro hogar gracias al sistema multisplits, que con solo una unidad exterior permite conectar varias interiores.

Si quieres esconderlo

Aunque, como ya hemos dicho, es una instalación más costosa y compleja, si prefieres una opción más estética porque tu objetivo es conseguir una climatización “invisible”, lo ideal es elegir un aire acondicionado centralizado por conductos y del que solo se van a ver las rejillas de salida del aire.

La mejor estancia de la casa

A la hora de elegir la colocación, debemos priorizar el espacio de la casa en el que más tiempo pasemos. El salón suele ser un espacio idóneo porque es el sitio de reunión por excelencia para ver la televisión o recibir a las visitas. La habitación es otro de los espacios recomendados, ya que así nos ayudará a descansar mejor durante las calurosas noches de verano.

Una vez elegida la estancia, lo mejor es colocarlo en un lugar alto y preferiblemente centrado en la pared más grande, ya que así se distribuirá por todo el espacio sin dar directamente en un punto fijo, que puede llegar a ser molesto. Aquí también hay que conocer la orientación de la vivienda y desde dónde recibe el sol a diario.

Consigue el mejor rendimiento

Para que el aire acondicionado sea más efectivo, hay varias cosas que podemos hacer. Lo primero es siempre mantener las puertas y ventanas cerradas cuando funcionan los equipos para aprovechar todo el aire posible. Además, es recomendable aislar la vivienda de los efectos del sol gracias a la colocación de cortinas gruesas en las ventanas o pintar las paredes y los techos de colores claros para conseguir estancias más frescas.